Lenin

lenin-detalle

En la fecha de la publicación de esta entrada, hace 93 años, fallecía el primer Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo (Sovnarkom) y máximo dirigente de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas desde su constitución en 1922, Vladimir Ilich Uliánov, Lenin.

Lenin nació el 22 de abril de 1870 en la ciudad de Simbirsk [desde su muerte y en nuestros días Uliánov, en honor a Lenin], a orillas del Volga, en el seno de una familia acomodada. Su padre, Ilyá Nikoláievich Uliánov, era inspector escolar de la provincia. El pequeño Volodia [diminutivo de Vladimir], como le llamaban en casa, tuvo una infancia feliz en el seno de una familia culta y sin problemas económicos. En sus primeros años y durante la adolescencia, Volodia, se dedicó a sus estudios, mostrando preferencia por la literatura clásica. El director de su instituto, Fiódor Kerenski (padre de Alexandr, futuro primer ministro derrocado por la Revolución Bolchevique), retrató al joven Uliánov como un alumno ejemplar.

El primer contacto con la política de Vladimir sería a partir de la detención, el encarcelamiento y la muerte de su hermano mayor Alexandr, ejecutado tras conspirar para atentar contra el zar Alejandro III y ser descubierto por la Ojrana, la temible policía política zarista. Alexandr fue ejecutado junto a cuatro de sus compañeros, tras rechazar arrepentirse, en mayo de 1887. El despertar político de Vladimir, con 17 años recién cumplidos, fue dramático, puesto que sentía una gran admiración por su hermano mayor, aunque a diferencia de éste, no se integró en ninguno de los numerosos grupos nihilistas que proliferaban en la Rusia del último tercio del siglo XIX.

Vladimir ingresó en la Universidad de Kazán en el otoño de 1887 para cursar la carrera de Derecho, pero en diciembre del mismo año fue detenido durante una manifestación estudiantil y expulsado de la Universidad. En adelante hubo de cursar sus estudios por correspondencia, en la Universidad de San Petersburgo, a la sazón la capital de Rusia y ciudad que luego llevaría su nombre, Leningrado. En enero de 1892 obtuvo su licenciatura con unas notas excelentes. Para entonces ya era un voraz consumidor de literatura marxista y socialista.

lenin-joven

Durante 1892 y 1893 ejerció como abogado y empezó a escribir para los círculos marxistas de los que formaba parte textos contra las organizaciones populistas (naródniki). Para 1894 Lenin había perdido casi todo su interés por la abogacía, entregándose en cuerpo y alma a la agitación marxista. Ya instalado en San Petersburgo, se dedicó a promover la organización socialdemócrata junto a Mártov. Además de la de organizador, la actividad literaria del joven Lenin era febril.

El grueso de los escritos de Lenin durante la primera mitad de la década de los 90 fue contra las organizaciones populistas. En 1894 escribió ¿Quienes son “los amigos del pueblo” y como luchan contra los socialdemócratas?, en abierta polémica contra los socialrevolucionarios o eseristas y en defensa de la socialdemocracia marxista de la época. El año 1895 sería capital en la vida de Lenin; viajó por primera vez al extranjero para visitar en Suiza al decano del marxismo ruso, Gueorgui Plejánov, así como a destacados líderes de la socialdemocracia europea; en París tuvo la oportunidad de conocer a personalidades como Paul Lafargue, yerno de Carlos Marx (junto con Engels, el fundador del socialismo científico y del comunismo moderno).

De nuevo en Rusia al regreso de su viaje por Europa, Lenin fundó junto a Mártov la Unión de Lucha para la Emancipación de la Clase Obrera, considerada la primera organización marxista rusa. La Unión fue rápidamente desmantelada por la policía zarista y Lenin fue condenado a un año en prisión y posteriormente fue deportado otros tres años más a Siberia. Los tres años del destierro siberiano fueron muy productivos para la actividad teórica de Lenin, allí escribió su obra El desarrollo del capitalismo en Rusia, donde desarrollaba un análisis del incipiente capitalismo ruso y el consiguiente crecimiento de la clase obrera, que sería la vanguardia revolucionaria en alianza con el campesinado pobre.

En paralelo con el análisis del capitalismo ruso, Lenin se propuso unir a los diversos grupúsculos socialdemócratas en un solo partido unificado, que se nutriera de trabajadores y desarrollara su actividad de agitación entre ellos; para lo cuál era necesario un periódico como instrumento de propaganda y formación marxista de la clase obrera. La necesidad de un potente partido centralizado fue expuesta en su obra ¿Qué hacer? (1902) y el periódico fue Iskra, fundado junto a Mártov en 1900.

Durante el destierro siberiano, Lenin empezó a preocuparse por el auge del economicismo y el revisionismo en la socialdemocracia alemana, representados por Bernstein y Kautski, que defendían el gradualismo y la vía parlamentaria frente a la revolución. Los revisionistas habían ganado influencia entre destacados marxistas rusos y en el propio Partido Obrero Socialdemócrata Ruso (POSDR), cuyo primer congreso se celebró en 1898, con Lenin aún desterrado en Siberia.

Tras cumplir su destierro, Lenin se exilió, instalándose en la ciudad bávara de Múnich en 1900, y se dedicó al periódico Iskra, a componerlo, dirigirlo y distribuirlo. Lo convirtió en el principal instrumento organizativo y propagandístico del POSDR. Lenin consideraba que los revisionistas eran unos aficionados en su concepción del partido como una especie de club de debate. Frente a ellos, Lenin apela a la necesidad de construir un partido fuertemente centralizado, disciplinado y compuesto por militantes dedicados por entero a la actividad revolucionaria.

Mayoría y minoría, bolcheviques y mencheviques

Ambas concepciones se enfrentaron en el II Congreso del POSDR, celebrado en 1903; se inicia así la división del partido en dos corrientes: la bolchevique (mayoritaria), afín a las tesis de Lenin y la menchevique (minoritaria), encabezada por Mártov y Plejánov. Se abrió un largo periodo de mayorías y minorías cambiantes, durante el cual Lenin se alejó progresivamente de los notables en el exilio del POSDR al tiempo que ganaba influencia y prestigio entre los militantes obreros en el interior de Rusia. Lenin se centró en las tareas partidarias, preparando el III Congreso del POSDR, que se celebró en Londres en 1905 y fue boicoteado por los mencheviques. Las tesis del III Congreso hacían énfasis en la necesidad de organizar la insurrección armada de la clase obrera rusa.

La revolución de 1905 apenas fue influida por el POSDR, muy débil todavía y dividido como estaba. No obstante, Lenin la siguió con vivo interés desde el exilio. La resaca de la derrota de la revolución fue larga y desalentadora, se incrementó la represión zarista y la crueldad de su régimen despótico. Las diferencias en el seno del POSDR se acrecentaron. Durante ese periodo, Lenin se dedicó a estudiar las revoluciones decimonónicas y la de 1905, afianzándose en la tesis de que la revolución burguesa rusa la protagonizaría el proletariado, para convertirla en guerra civil y pasar inmediatamente a la fase de la revolución proletaria.

En mayo de 1912 fue fundado el periódico Pravda (“La Verdad”, órgano de los bolcheviques y posteriormente del CC del PC de la Unión Soviética), al calor de las huelgas mineras y de las matanzas del río Lena, tras la larga resaca por la derrota de 1905. Lenin se volcó con el nuevo órgano de expresión bolchevique, al tiempo que aumentaban las expectativas revolucionarias. En torno a la redacción del Pravda y a Lenin se reunieron los dirigentes que le acompañarían en 1917.

A principios del verano de 1914, Lenin se encontraba en su retiro veraniego de Poronin. El 4 de agosto estalló la Gran Guerra y el día 5 recibió la impactante noticia de la traición del SPD, que votó en el Reichstag alemán los créditos de guerra, provocando una reacción en cadena del resto de los partidos de la Segunda Internacional, que hicieron lo propio. De la misma forma que la guerra destruyó el orden europeo previo a la misma, desbarató la unidad del movimiento socialista internacional, en el interior de cada partido y entre los distintos partidos nacionales, que optaron por sus gobiernos respectivos frente a la solidaridad internacionalista entre los trabajadores sin distinción de fronteras. El internacionalismo obrero había sido traicionado y eso tendría sus consecuencias.

Inmediatamente, Lenin expuso la prioridad para los marxistas revolucionarios de convertir la guerra internacional en guerra civil, para acabar de raíz con el capitalismo. Los líderes socialdemócratas habían traicionado a la clase obrera, situándose del lado de sus gobiernos burgueses. Lenin vio llegado el momento de la ruptura definitiva del marxismo revolucionario con los viejos partidos socialdemócratas de la II Internacional.

La otra gran conclusión de Lenin, además de la de convertir la guerra internacional entre pueblos en guerra civil de clases, fue que la Gran Guerra tenía un carácter imperialista. El desarrollo capitalista había creado grandes empresas oligopólicas que competían entre sí por los mercados, arrastrando a los Estados tras ellas. La guerra en curso enfrentaba a dos bloques imperialistas, el alemán y el franco-británico, que competían por los mercados a muerte, arrastrando a potencias periféricas y de segundo orden, como la propia Rusia.
isaac-brodski_lenin-en-smolni-1930

En 1916 Lenin escribió El imperialismo, fase superior del capitalismo, obra de gran importancia teórica en la que le ajustó las cuentas al belicismo de Kautsky y caracterizó la fase imperialista del capitalismo. La ruptura de Lenin con la vieja socialdemocracia se hizo definitiva y además comprendió las inmensas posibilidades que abría el conflicto interimperialista para la revolución, tanto en Rusia como en los países centrales del continente.

Llegada la Revolución de Febrero, la abdicación del zar Nicolás II, la formación del Gobierno Provisional y la constitución del Soviet de Petrogrado, Lenin se encontraba en Zúrich e inmediatamente se puso manos a la obra para regresar a Rusia. Cuestión nada fácil cruzar Europa en plena conflagración. Tras numerosas peripecias, Lenin arribó a la Estación Finlandia de Petrogrado el 16 de abril de 1917. En el discurso que dio a su llegada, Lenin anticipó buena parte de las que serían Las Tesis de Abril. No había tiempo que perder.

En Las Tesis de Abril, Lenin rechazaba de plano la guerra imperialista y el Gobierno Provisional y abogaba por una segunda fase de la Revolución, ya abiertamente proletaria, y por una República de los Soviets; así como por la Reforma Agraria y la confiscación y nacionalización de las tierras de los terratenientes, la fusión de los bancos en un banco único bajo control de los soviets y por el control democrático de la producción y la distribución.

En el mes de julio y ante la represión, tras el golpe de Kornílov, Lenin se vio obligado a escapar a Finlandia. Aprovechó su nuevo exilio para terminar de redactar El Estado y la revolución, otra obra capital donde aborda la cuestión de la toma del poder del Estado, la construcción del Estado Socialista y el paso al comunismo, como sociedad sin clases ni aparato estatal según Marx.

Revolución Socialista de Octubre, fundación de la III Internacional y creación de la URSS

A su regreso a Petrogrado en octubre, Lenin puso en marcha la última fase para la toma del poder, que conduciría al derrocamiento del Gobierno Provisional, haciéndose realidad la consigna central de los bolcheviques de “Todo el poder para los soviets”, culminada en la histórica fecha del 7 de noviembre de 1917 [25 de octubre según el calendario ruso de la época] con la toma del Palacio de Invierno de la capital. El Congreso de los Soviets aprobó la constitución del Consejo de Comisarios del Pueblo como nuevo Gobierno. Su primer presidente fue Lenin.

A principios de 1918, Lenin y el nuevo Gobierno soviético se trasladaron a Moscú. El 30 de agosto de ese año Lenin sufrió un atentado que le llevó al borde de la muerte y mermó seriamente su salud. La autora material del intento de asesinato fue la pistolera anarquista Fanni Kaplán.

2nd-congress

Lenin con delegados europeos y asiáticos en el II Congreso de la Internacional Comunista

En marzo de 1919, Lenin junto a otros dirigentes marxistas revolucionarios de distintas partes del mundo, fundaron la Tercera Internacional o Komintern (acrónimo de Internacional Comunista), rompiendo definitivamente con la Segunda Internacional y con la socialdemocracia. Nacía el Movimiento Comunista Internacional, destinado a cambiar la historia del siglo XX.

El 30 de diciembre de 1922 se aprobó el tratado que dio origen a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas: La Declaración y Acuerdo de Formación de la URSS. La gran obra de la vida de Lenin se consolidaba al mismo tiempo que se deterioraba gravemente su salud, como consecuencia del atentado y de las secuelas de su intensísima capacidad de trabajo y dedicación a la Revolución. Sus jornadas de trabajo solían ser de 16 horas y mantuvo ese ritmo durante tres décadas, entregado plenamente a las tareas revolucionarias, tanto en el plano de la elaboración teórica como en la práctica política, propagandística y organizativa.

Tras sucesivos infartos y un grave deterioro de sus condiciones físicas, Vladimir Ilich Uliánov falleció el 21 de enero de 1924 a consecuencia de un infarto vascular cerebral a los 53 años de edad. Había muerto Lenin, el más eminente teórico del marxismo y líder de la Gran Revolución Socialista de Octubre en Rusia, del movimiento comunista internacional y de la clase obrera mundial. Millones de trabajadores le rindieron honras fúnebres. Su cuerpo descansa en el Mausoleo de la Plaza Roja de Moscú.

100-lenin