Mujeres de Octubre (I). Hacia la Revolución

mujeres-octubre

«La experiencia de todo movimiento de liberación ha demostrado que el éxito de una revolución depende del grado de participación de la mujer».
Lenin

La Revolución Socialista de Octubre cambió la sociedad y la vida de Rusia, marcando en todos los órdenes la historia del siglo XX. Para las mujeres supondría un cambio radical, impensable en el resto de los países. La Revolución de Octubre “estremeció al mundo”. De qué supuso para las mujeres, cómo se produjo, cuáles fueron sus características y quiénes fueron sus protagonistas tratará esta serie de textos.

Cabe iniciar esta introducción señalando que, al considerar el papel de las mujeres rusas durante a la Revolución Socialista de Octubre, vemos emerger dos problemáticas de índole historiográfica. Por un lado, nos encontramos con la habitual ocultación de las mujeres en las sucesivas etapas y hechos históricos; de su participación en éstos o directamente de su mera existencia en el momento investigado. Por otro lado, nos vemos en la situación de acercarnos a la primera revolución socialista de la historia desde el actual contexto capitalista global, pasado ya el siglo XX y bien entrado el XXI. La combinación de ambos factores hace que el papel de las mujeres rusas, en un período tan crucial de la historia, pueda quedar doblemente empañado. Así, esta invisibilidad minimiza la enorme aportación realizada por ellas y por la revolución en favor de la emancipación femenina.

Ambas problemáticas han repercutido de forma negativa en la historiografía general, ocultando la participación histórica de las mujeres, a pesar de los esfuerzos del feminismo para evitarlo. Muchas mujeres, que participaron activamente en la Revolución de Octubre y en la etapa de gobierno bolchevique, son importantes figuras de la historia y la teoría del feminismo actual. En ese sentido, es de gran importancia conocer lo sucedido durante la etapa revolucionaria desde el punto de visto del análisis historiográfico y de género. Sigue leyendo

Lenin

lenin-detalle

En la fecha de la publicación de esta entrada, hace 93 años, fallecía el primer Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo (Sovnarkom) y máximo dirigente de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas desde su constitución en 1922, Vladimir Ilich Uliánov, Lenin.

Lenin nació el 22 de abril de 1870 en la ciudad de Simbirsk [desde su muerte y en nuestros días Uliánov, en honor a Lenin], a orillas del Volga, en el seno de una familia acomodada. Su padre, Ilyá Nikoláievich Uliánov, era inspector escolar de la provincia. El pequeño Volodia [diminutivo de Vladimir], como le llamaban en casa, tuvo una infancia feliz en el seno de una familia culta y sin problemas económicos. En sus primeros años y durante la adolescencia, Volodia, se dedicó a sus estudios, mostrando preferencia por la literatura clásica. El director de su instituto, Fiódor Kerenski (padre de Alexandr, futuro primer ministro derrocado por la Revolución Bolchevique), retrató al joven Uliánov como un alumno ejemplar.

El primer contacto con la política de Vladimir sería a partir de la detención, el encarcelamiento y la muerte de su hermano mayor Alexandr, ejecutado tras conspirar para atentar contra el zar Alejandro III y ser descubierto por la Ojrana, la temible policía política zarista. Alexandr fue ejecutado junto a cuatro de sus compañeros, tras rechazar arrepentirse, en mayo de 1887. El despertar político de Vladimir, con 17 años recién cumplidos, fue dramático, puesto que sentía una gran admiración por su hermano mayor, aunque a diferencia de éste, no se integró en ninguno de los numerosos grupos nihilistas que proliferaban en la Rusia del último tercio del siglo XIX. Sigue leyendo

La primera Constitución socialista de la historia: contexto y texto

constitucion-rsfsr-1918
LA CONSTITUCIÓN DE LA RSFSR DE 1918: CONTEXTO HISTÓRICO Y RESUMEN INTRODUCTORIO
El contexto histórico de la primera Constitución socialista

La Constitución de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia (RSFSR), adoptada por el V Congreso de los Soviets de toda Rusia el 10 de julio de 1918, unos meses después de la proclamación del poder de los soviets a finales de 1917, es la primera ley fundamental de carácter socialista de la historia de la humanidad. Para entender mejor la literalidad del propio texto constitucional que a continuación reproducimos, veamos previamente, a modo de presentación, unos breves apuntes sobre su contexto histórico y líneas maestras o bases fundamentales.

De forma similar a los acontecimientos históricos que sucedieron a la Toma de la Bastilla de París en la Revolución Francesa, tras la Toma del Palacio de Invierno de Petrogrado y el triunfo de la Revolución Socialista de Octubre de 1917, el nuevo Estado revolucionario en Rusia tuvo que hacer frente, cuando daba sus primeros pasos, a una conjunción involucionista de fuerzas internas y externas cuyo objetivo era el derrocamiento del poder soviético.

En el campo de las fuerzas contrarrevolucionarias internas eran hegemónicos los partidarios de antiguo régimen zarista (con importantes apoyos en el Ejército, el aparato estatal y la Iglesia Ortodoxa rusa) y las clases explotadoras, representadas por la tradicional aristocracia terrateniente —agrícola y rural—, los campesinos propietarios de tierras o kulaks y la burguesía —industrial y urbana—, que cobró fuerza a partir del proceso de industrialización del país iniciado en la segunda mitad del siglo XIX. A los agentes sociales hegemónicos de la atrasada estructura semifeudal del antiguo régimen (terratenientes y propietarios agrícolas) y sus aliados capitalistas (burguesía), se unían fuerzas políticas reformistas igualmente partidarias del derrocamiento del poder soviético. Es el caso de los partidos liberales, los social-revolucionarios o eseristas (reformistas radicales o populistas con importantes apoyos en el campesinado) o los mencheviques; estos últimos la facción derecha y minoritaria de Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia (POSDR), abiertamente enfrentada al ala izquierda y mayoritaria del POSDR: los bolcheviques liderados por Vladimir Ilich Ulianov, Lenin. Sigue leyendo

La historia del Octubre Rojo (II)

II PARTE: DE LA RUSIA SOVIÉTICA A LA CREACIÓN DE LA URSS

… Viene de la I Parte: La historia del Octubre Rojo (I). Antecedentes históricos. La Revolución Socialista.

47938-el-lissitzky-beat-the-whites-with-the-red-wedge

Póster de El Lisitski: “Golpea a los blancos con la cuña roja” (1919).

Primera etapa de la nueva Rusia soviética. El ‘año I de la Revolución’

V. Serge, en la periodización que establece al hablar de la construcción del socialismo en Rusia, considera una primera etapa de doce meses, a la que dedica su obra El año I de la Revolución rusa. En esta primera etapa, que transcurre entre el triunfo de la Revolución Socialista de Octubre (7 de noviembre de 1917 en nuestro calendario gregoriano actual) y el estallido de la Revolución Alemana (un año más tarde), el gobierno bolchevique afronta la tarea de comenzar a organizar el nuevo Estado, rompiendo con el orden anterior y guiado por su promesa “Paz, pan y tierra”. Dice Serge de esta etapa (p. 8):

“Propondríamos que se llamase a esta primera fase las conquistas del proletariado, a saber: toma del poder, conquista del territorio, conquista de la producción, creación del Estado y del ejército, conquista del derecho a la vida…”.

Tal tarea fue emprendida en circunstancias dificilísimas. Después de tres años de guerra —la Primera Guerra Mundial—, la hambruna se extendía por las ciudades y el abastecimiento de alimentos estaba muy desarticulado; el país se encontraba diezmado. Al caos provocado por la guerra y la ineficiencia del Gobierno Provisional, se unía la acción contrarrevolucionaria de la burguesía y de los defensores del viejo régimen, sus sabotajes y boicot permanente; pero también la acción paralizadora de los mencheviques y socialrevolucionarios, enfrentados a los bolcheviques. Sin olvidar que, entre tanto, Rusia seguía oficialmente en guerra con Alemania y aliados, de ahí que la firma de la paz se presentase como una urgencia inmediata. Añadir a todo ello que desde el mismo instante del triunfo de la Revolución, los contrarrevolucionarios resistieron en muchos sitios. En Moscú, por ejemplo, los bolcheviques liderados por Bujarin tardaron varios días en controlar la ciudad, en la que mencheviques y socialrevolucionarios desataron una sangrienta respuesta represiva a la toma bolchevique del poder en la capital, Petrogrado. Pequeñas acciones armadas y escaramuzas de los contrarrevolucionarios se sucedían en diferentes partes de Rusia, escribiendo así un prefacio de lo que será la guerra civil abierta que tendrá lugar entre 1918 (sobre todo a partir de mayo) y 1923.

Rosa Luxemburgo hacía alusión a estas dificultades que caracterizaron no sólo ese primer año, sino también la etapa siguiente. Cuando se refiere a la cuestión agraria insuficientemente resuelta y a otras medidas pendientes, decía:

“¡Quién puede reprochar al gobierno soviético no haber llevado a cabo estas poderosas reformas! Lenin y sus camaradas, en su breve periodo de gobierno, se han visto metidos en el centro de un rugiente remolino de luchas internas y externas, atacados por incontables enemigos y adversarios. Sería muy triste criticarlos porque, en tales circunstancias, no resolvieron, ni siquiera atacaron, una de las tareas más difíciles, con toda seguridad la más difícil, de todas las que plantea la transformación socialista de la sociedad”.
(Rosa Luxemburgo, La Revolución rusa, p. 382). Sigue leyendo

La historia del Octubre Rojo (I)

I PARTE: ANTECEDENTES HISTÓRICOS. LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA
La segunda mitad del siglo XIX en Rusia

En la segunda mitad del siglo XIX, a la vez que se fortalecía la autocracia zarista, estaban teniendo lugar cambios muy importantes en Rusia.

El régimen zarista, tras la derrota en la guerra de Crimea y en medio de revueltas campesinas contra los terratenientes, se vio forzado a abolir oficialmente en 1861 el régimen de servidumbre, que ataba a los campesinos a los terratenientes (ukase: Decreto de emancipación). Esta servidumbre era una pervivencia del régimen feudal, que ataba al campesinado a la tierra por lazos jurídicos (en dos categorías, por un lado los siervos estatales y eclesiásticos y, por otro, los siervos dependientes de la nobleza). La situación de los campesinos, no obstante y a pesar de que teóricamente eran “libres”, siguió siendo parecida y dependiente de la clase terrateniente y de sus arbitrariedades y abusos, empobreciéndose cada vez más. El fortalecimiento de los kulaks, agricultores ricos y especuladores que explotaban sin piedad a los campesinos más pobres, vino a incrementar la pauperización del campesinado. Por otra parte, los campesinos se convirtieron en deudores del Estado por las tierras recibidas, sin que pudiesen hacer frente a la deuda. Sigue leyendo

7 de noviembre de 1917: la Revolución

serov-1952-1

‘Lenin proclama el poder soviético en el Instituto Smolny’ de Petrogrado (Vladimir Serov, 1952, detalle).

El 7 de noviembre de 1917 —25 de octubre según el calendario juliano en vigor en Rusia en 1917— Petrogrado (luego Leningrado, hoy San Petesburgo), la capital de Rusia en esa época, fue el principal escenario de los acontecimientos que condujeron al triunfo de la Gran Revolución Socialista de Octubre. Tras unas salvas del crucero Aurora, obreros y soldados de la guarnición de Petrogrado tomaron el Palacio de Invierno, sede del Gobierno Provisional de Kerenski. Al día siguiente, el Segundo Congreso Panruso de los Soviets reunido en el Instituto Smolny decidía el nombramiento de un nuevo Gobierno revolucionario y Vladimir Ilich Lenin declaraba ante los diputados obreros, campesinos y soldados el triunfo de la Revolución y el poder soviético.  Sigue leyendo