La primera Constitución socialista de la historia: contexto y texto

constitucion-rsfsr-1918
LA CONSTITUCIÓN DE LA RSFSR DE 1918: CONTEXTO HISTÓRICO Y RESUMEN INTRODUCTORIO
El contexto histórico de la primera Constitución socialista

La Constitución de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia (RSFSR), adoptada por el V Congreso de los Soviets de toda Rusia el 10 de julio de 1918, unos meses después de la proclamación del poder de los soviets a finales de 1917, es la primera ley fundamental de carácter socialista de la historia de la humanidad. Para entender mejor la literalidad del propio texto constitucional que a continuación reproducimos, veamos previamente, a modo de presentación, unos breves apuntes sobre su contexto histórico y líneas maestras o bases fundamentales.

De forma similar a los acontecimientos históricos que sucedieron a la Toma de la Bastilla de París en la Revolución Francesa, tras la Toma del Palacio de Invierno de Petrogrado y el triunfo de la Revolución Socialista de Octubre de 1917, el nuevo Estado revolucionario en Rusia tuvo que hacer frente, cuando daba sus primeros pasos, a una conjunción involucionista de fuerzas internas y externas cuyo objetivo era el derrocamiento del poder soviético.

En el campo de las fuerzas contrarrevolucionarias internas eran hegemónicos los partidarios de antiguo régimen zarista (con importantes apoyos en el Ejército, el aparato estatal y la Iglesia Ortodoxa rusa) y las clases explotadoras, representadas por la tradicional aristocracia terrateniente —agrícola y rural—, los campesinos propietarios de tierras o kulaks y la burguesía —industrial y urbana—, que cobró fuerza a partir del proceso de industrialización del país iniciado en la segunda mitad del siglo XIX. A los agentes sociales hegemónicos de la atrasada estructura semifeudal del antiguo régimen (terratenientes y propietarios agrícolas) y sus aliados capitalistas (burguesía), se unían fuerzas políticas reformistas igualmente partidarias del derrocamiento del poder soviético. Es el caso de los partidos liberales, los social-revolucionarios o eseristas (reformistas radicales o populistas con importantes apoyos en el campesinado) o los mencheviques; estos últimos la facción derecha y minoritaria de Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia (POSDR), abiertamente enfrentada al ala izquierda y mayoritaria del POSDR: los bolcheviques liderados por Vladimir Ilich Ulianov, Lenin.

En cuanto a las fuerzas contrarrevolucionarias externas, al igual que la Francia revolucionaria de finales del siglo XVIII, el nuevo Estado soviético en Rusia tuvo que enfrentarse a una coalición o Entente de potencias extranjeras intervencionistas que apostaron decididamente por derrocar el poder revolucionario. Estas potencias imperialistas, capitaneadas por los principales países que ganaron la Primera Guerra Mundial (como el Imperio Británico, EEUU o el Imperio de Japón), invadieron Rusia en varios frentes y aportaron decenas de miles de efectivos (hasta un cuarto de millón de tropas invasoras) en apoyo al Ejército Blanco de las fuerzas contrarrevolucionarias internas. A partir de la primavera de 1918, poco tiempo después del triunfo de la Revolución de Octubre de 1917, la guerra civil y la intervención extranjera estaban servidas en un país ya de por sí devastado por los desastrosos efectos de la participación de Rusia en la Gran Guerra.

Además de lo anteriormente descrito, varios factores agravaron la situación del joven país de los soviets y lo colocaron al borde de un colapso económico que ponía en serio peligro la permanencia de la Revolución:

  • el aislamiento internacional consiguiente y complementario a la agresión extranjera, un bloqueo económico de las potencias capitalistas a la Rusia soviética que afectaba muy negativamente al comercio exterior y, por extensión, al sector industrial;
  • las cesiones territoriales contempladas en el Tratado de paz de Brest-Litovsk con las potencias centrales y aliados (Alemania, Imperio Austro-Húngaro, Turquía…), que si bien cumplió con la imperiosa necesidad de poner fin a la desastrosa participación de Rusia en la Gran Guerra, ocasionó importantes pérdidas económicas (de recursos agrícolas, industriales y energéticos de importancia estratégica) aparejadas a las cesiones territoriales en el Oeste;
  • así como las nefastas consecuencias para la economía de la guerra civil provocada por los enemigos internos y externos de la Revolución, especialmente en la agricultura y la ganadería. Aparte de que los excedentes agropecuarios de los extensos territorios controlados por las fuerzas contrarrevolucionarias rebeldes no llegaban a los centros urbanos de la RSFSR, al otro lado del frente, los propietarios de pequeñas y medianas explotaciones de las zonas rurales declararon una auténtica guerra económica al joven Estado soviético, apuntando al talón de Aquiles de cualquier sociedad: la distribución de alimentos; con el fin de condenar a la población a privaciones que provocaran malestar social e inestabilidad política.

Es en ese contexto caracterizado por la guerra civil y la intervención extranjera, que se puede calificar como de emergencia revolucionaria, cuando se redacta y promulga la ley fundamental del primer Estado socialista: la Constitución de la RSFSR de 1918. Esta etapa histórica de emergencia, que fue denominada comunismo de guerra, aparece reflejada en las bases fundamentales del texto constitucional que nos ocupa. Se trata, además, de una Constitución promulgada para un “periodo transitorio” cuya base es “el establecimiento de la dictadura del proletariado” para “el aplastamiento completo de la burguesía” y construir el socialismo (artículo 9). El concepto “dictadura del proletariado” se basa en la obra de Marx, que definió la misma como “el tránsito hacia la abolición de todas las clases y hacia una sociedad sin clases” en la que la existencia del Estado, como aparato de dominio u opresión de unas clases sobre otras, dejaría de tener sentido (“ni división de clases ni poder del Estado”, art. 9). Así, la ley fundamental de la RSFSR de 1918 establece una serie de medidas radicalmente revolucionarias para ese período transitorio (y de emergencia revolucionaria) y las eleva a rango constitucional:

  • El poder soberano del país reside en los soviets o consejos de obreros, campesinos y soldados. Se pone así punto y final constitucionalmente a la dualidad entre el parlamentarismo burgués surgido tras la Revolución de Febrero de 1917 (la Asamblea Constituyente basada en un sistema de partidos y hegemonizada por la minoritaria burguesía rusa) y el poder soviético proclamado en Octubre, basado en un sistema representativo de la mayoría social: los diputados de las clases trabajadoras (la clase obrera y el campesinado); elevándose así a rango constitucional una de las consignas maestras de la Revolución: “Todo el poder para los soviets”.
  • Armamento de los trabajadores. Para hacer efectiva la implantación del poder de los soviets, se establece el armamento de los trabajadores, el desarme de las clases poseedoras y se instituye el servicio militar obligatorio en el recién creado Ejército Rojo de Obreros y Campesinos, reservándose de forma exclusiva a las clases trabajadoras la posesión y uso de armas (“defender la Revolución con las armas en la mano” como deber y honor, art. 19).
  • Derechos electorales para las clases trabajadoras y supresión de derechos a las clases explotadoras. El derecho a ser electores o elegibles en la República y, por tanto, sujetos constitucionales del poder soberano de los soviets, se establece para todos aquellos que no formen parte de la minoría explotadora; es decir, derechos electorales para todos aquellos que viven de su trabajo productivo o público, los obreros de todos los sectores de la industria o el comercio, los trabajadores que ya no están capacitados profesionalmente (incapacitados o jubilados), los dedicados a tareas domésticas en las familias trabajadoras, los soldados, así como los campesinos y cosacos sin mano de obra ajena (art. 64). Se trata de una medida constitucional que priva de derechos electorales a la minoría social de las clases no productivas del antiguo régimen: los que viven del trabajo ajeno (burguesía urbana o propietarios rurales que explotan mano de obra para lucrarse), los que viven de rentas o dividendos de capital y empresas, monjes y sacerdotes, exfuncionarios y exagentes policiales del aparato de represión política del Estado zarista o los miembros de la Casa de la antigua familia imperial.
Resumen introductorio de la Constitución de la RSFSR de 1918

El texto propiamente dicho de la Constitución divide sus 17 capítulos (con 90 artículos) en media docena de títulos que desarrollan las líneas maestras del nuevo ordenamiento jurídico revolucionario; a saber:

Título Primero (capítulos I a IV): Declaración de los Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado. Aprobada por el III Congreso de los Soviets de toda Rusia en enero de 1918, este documento se podría considerar la primera ley fundamental de la RSFSR y su trascendencia es histórica: la Declaración de los Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado constituye lo que podríamos definir como el acta de emancipación de los trabajadores de Rusia tras el triunfo de la Revolución Socialista de Octubre.

Título Segundo (Capítulo V): Bases fundamentales de la Constitución de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia. Establece los objetivos políticos generales de la Constitución: “abolición de la explotación del hombre por el hombre” e “instauración del socialismo” (art. 9); contempla la posibilidad de organizar el Estado soviético de forma federal mediante la unión de entidades territoriales (art. 11); define cuáles son los órganos representativos centrales (el Congreso de los Soviets de toda Rusia y su Comité Ejecutivo Central, art. 12); y declara los derechos fundamentales de los ciudadanos, los deberes de éstos y del Estado, y cómo se garantizan todos ellos (art. 13-22):

  • La libertad de conciencia de los ciudadanos y la laicidad del Estado, la libertad religiosa y de propaganda antirreligiosa, estableciéndose la separación efectiva entre las confesiones religiosas y el Estado, incluyendo su sistema educativo (art. 13).
  • La libertad de pensamiento y la libre difusión de éste, estableciéndose para tal fin la anulación de la “dependencia de la prensa respecto del capital” y el paso de la propiedad de los medios de comunicación a manos de los trabajadores (art. 14).
  • Las libertades de reunión, manifestación y asociación, para lo que el Estado pone a disposición de los trabajadores los medios adecuados para el ejercicio de estos derechos, así como de la libertad efectiva de asociación, estableciéndose que el Estado garantizará el derecho de los trabajadores a organizarse libremente para su unión y acción (art. 15 y 16).
  • El derecho a la educación pública y gratuita. El derecho de los trabajadores a tener acceso a todos los conocimientos y el deber del Estado de hacer efectivo el acceso a una educación completa y gratuita de éstos (art. 17).
  • El deber de trabajar y el deber de defender la Revolución. El trabajo se considera un deber de todos los ciudadanos de la República (art. 18), al igual que la defensa de las conquistas de la Revolución, por lo que se instituye el servicio militar obligatorio (art.19).
  • La igualdad de derechos civiles sin distinción de raza o nacionalidad. Concesión de iguales derechos políticos que los ciudadanos rusos a los extranjeros que habiten los territorios de la República y pertenezcan a la clase trabajadora (art. 20), así como garantizar el derecho de asilo en Rusia a extranjeros perseguidos en sus países por motivos políticos o religiosos (art. 21) y la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley independientemente de su raza o nacionalidad, con la abolición de privilegios en función de la nacionalidad y de la opresión de unas naciones sobre otras (art. 22).

Título Tercero (capítulos VI a XII): Estructura del poder de los soviets. Este Tercer Título está dividido en dos partes: A. Organización del poder central (capítulos VI a IX); y B. Organización del poder en el ámbito local (capítulos X a XII). La organización del poder central de la RSFSR se basa en tres órganos representativos y ejecutivos principales:

  • Congreso de los Soviets de diputados obreros, campesinos y soldados de toda Rusia como órgano representativo del poder supremo de la República (Capítulo VI, art. 24-30).
  • Comité Ejecutivo Central de los Soviets de toda Rusia (CEC), órgano legislativo, de administración y de control entre congresos de los soviets y que responde ante ellos (Capítulo VII, art. 31-36). En el Capítulo IX (art. 49-52) se establecen las competencias de los órganos representativos y de poder supremos de la RSFSR, el Congreso de los Soviets y el CEC.
  • Consejo de Comisarios del Pueblo, órgano de gobierno encargado de la administración general de la RSFSR y que responde ante el CEC y el Congreso de los Soviets (Capítulo VIII, art. 37-48). Se instituyen un total de 18 Comisariados del Pueblo para los diferentes ámbitos de la gestión gubernamental (equivalente a ministerios, art. 43).

El poder soviético en el ámbito local se organiza en los diferentes niveles territoriales de la RSFSR de la siguiente forma:

  • Congresos de soviets (Capítulo X, art. 53-56): Soviet de región (oblast), Soviet de provincia (gubernia), Soviet de distrito (uezd), Soviet de cantón (volost);
  • Soviets de diputados (Capítulo XI, art. 57-60). Para ciudades y demás localidades (villas, pueblos o aldeas), una estructura de poder local equivalente a los ayuntamientos o comunas.

El Capítulo XII (art. 61-63) establece las competencias de los órganos locales anteriormente referidos (Congresos de soviets y Soviets de diputados).

Título Cuarto (capítulos XIII a XV): Del derecho a elegir y a ser elegido. El Título Cuarto de la Constitución de la RSFSR versa sobre los derechos electorales de los ciudadanos: votar en elecciones y, en su caso, presentarse a ellas. Tanto quién elegir como ser elegido corresponde a la voluntad del pueblo trabajador, a los propios electores, todos con derecho a presentar su candidatura a los diferentes órganos representativos del poder soviético, recabar apoyos para ello y solicitar el voto. No es, por tanto, un sistema electoral de listas de partidos y por eso no se hace referencia a ninguno a lo largo de todo el texto constitucional.

Como referimos anteriormente, el Capítulo XIII (art. 64 y 65) define quiénes tienen derecho a ser electores y elegibles en toda la estructura del poder soviético en esa fase de transición que la Constitución denomina “dictadura del proletariado”, dictadura de la mayoría social obrera y campesina, razón por la que se priva de derechos electorales a las clases poseedoras o los que viven de rentas o del trabajo ajeno, así como a elementos del antiguo régimen zarista, considerados antisociales en la nueva sociedad soviética (Capítulo XIII, art. 65). Al mismo tiempo, se promulgan derechos electorales que hasta el momento habían sido considerados utópicos en el contexto histórico mundial de principios del siglo XX: el derecho a voto a partir de los 18 años de edad y el derecho de las mujeres a votar; que, en suma, los ciudadanos mayores de edad puedan ser elegibles y elegidos sin distinción ni discriminaciones por razón de sexo, religión, nacionalidad o residencia (Capítulo XIII, art. 64).

El Capítulo XIV (art. 66-70) establece la normativa básica del sistema y de los procedimientos electorales (convocatoria, actas, etc.), mientras que el Capítulo XV (art. 71-78) regula la revisión de elecciones, así como las normas generales de resolución de reclamaciones electorales y el establecimiento del derecho a la revocación de electos por parte de los electores (art. 78).

Título Quinto (Capítulo XVI): El derecho presupuestario. En este Título de la Constitución se regulan los principios generales de la política económica y financiera de la RSFSR en la fase de transición del capitalismo al socialismo, cuyo objetivo principal declarado es “la expropiación de la burguesía” y “crear condiciones de igualdad general (…) en materia de producción y reparto de las riquezas” (art. 79), priorizando las necesidades locales y nacionales de la República sobre los derechos de propiedad privados. En el articulado siguiente (art. 80-88) se regulan los Presupuestos Generales de la RSFSR, las competencias al respecto de los órganos centrales representativos del poder soviético y la aplicación de los objetivos económicos planificados en los ámbitos territoriales locales, así como la política de gastos e ingresos y de créditos del Tesoro Público a los soviets de ámbito local.

Título Sexto (Capítulo XVII): El escudo de armas y la bandera de la RSFSR. Finalmente, el sexto y último Título de la Constitución de la Rusia soviética de 1918 (art. 89 y 90) establece los símbolos de la República: la bandera roja, enseña de la Commune de Paris, y un escudo que integra por primera vez un logo que luego sería universalmente reconocido: una hoz y un martillo entrecruzados como símbolo de la unión de los obreros y los campesinos, la base del nuevo Estado soviético.

Comisión del Centenario de la Revolución Socialista de Octubre, 2016.


leninconstitution

Constitución de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia

Decisión del V Congreso de los Soviets de toda Rusia, adoptada en sesión de 10 de julio de 1918

La Declaración de los Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado, aprobada por el III Congreso de los Soviets de Rusia en enero de 1918, con la Constitución aprobada por el V Congreso, constituyen la única ley fundamental de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia.
     Esta ley entrará en vigor desde que sea publicada en su redacción definitiva en los ‘Izvestia’ [“Noticias”, órganos impresos] del Comité Ejecutivo Central de Rusia.
     Esta ley debe ser publicada en todos los órganos locales del Poder de los Soviets y ser fijada en todas las instituciones de los Soviets a la vista del público.
     El V Congreso encarga al Comisariado de Instrucción Pública introducir en todas las escuelas y establecimientos de instrucción de la República rusa sin excepción, la enseñanza de las leyes fundamentales de la presente Constitución y dar las explicaciones y las interpretaciones requeridas.

TÍTULO PRIMERO
DECLARACIÓN DE LOS DERECHOS DEL PUEBLO TRABAJADOR Y EXPLOTADO

Capítulo I.

1. Rusia es declarada República de los Soviets de Diputados obreros, soldados y campesinos; a los que pertenece todo el Poder central y el Poder local.

2. La República de los Soviets de Rusia está instituida sobre la base de la libre unión de las naciones, formando la Federación de las Repúblicas nacionales de Soviets.

Capítulo II.

3. Proponiéndose como objeto esencial la abolición de toda ex­plotación del hombre por su prójimo, el aniquilamiento total de la división de la sociedad en clases, el aplastamiento sin piedad de los explotadores, el establecimiento de la organización socialista de la sociedad y el triunfo del socialismo en todos los Estados, el III Congreso de los Soviets de Diputados, obreros, soldados y campesinos de Rusia, decreta lo siguiente:

a) Con el fin de realizar la socialización de la tierra, queda anu­lada la propiedad individual sobre la tierra y todas las propiedades rústicas son declaradas del dominio público y transferidas sin in­demnización a las masas trabajadoras, sobre la base de igualdad en el usufructo de la tierra.

b) Todas las aguas y bosques, suelo y subsuelo, que ofrezcan interés público, así como el material y herramientas, el ganado, las granjas modelos y las explotaciones agrícolas, son declarados bienes públicos.

c) Con objeto de asegurar el Poder de los trabajadores sobre los explotadores, quedan ratificadas las leyes de Inspección Obrera y la Ley del Consejo Superior de la Economía Nacional, como primeros pasos hacia la transferencia de las fábricas, industrias, mi­nas y ferrocarriles y otros medios de la producción y de trans­porte, en plena propiedad, a la República obrera y campesina de los Soviets.

d) El III Congreso de los Soviets de Rusia considera la ley de los Soviets relativa a la anulación de préstamos negociados por los gobiernos del zar, de propietarios y de la burguesía, como el primer golpe dado al capitalismo financiero internacional y ex­presa la esperanza de que el Poder de los Soviets avanzará re­sueltamente en este camino hasta la victoria completa de la revo­lución obrera internacional contra el yugo del capital.

e) El Congreso ratifica la nacionalización de los bancos en pro­vecho del Gobierno obrero y campesino como una de las condicio­nes de la liberación de las masas del yugo del capital.

f) Con el objeto de destruir todas las clases parásitas de la so­ciedad y para organizar el régimen económico, ha sido instituido el trabajo obligatorio para todos.

g) A fin de garantizar la plenitud del Poder a favor de las masas trabajadoras y de eliminar toda posibilidad de restable­cimiento del Poder de los explotadores, el Congreso decreta el armamento de los trabajadores, la formación del Ejército Rojo socia­lista de los obreros y campesinos y el desarme completo de las cla­ses posesoras.

Capítulo III.

4. Expresando la resolución inflexible de arrancar a la humani­dad de las garras del capital financiero y del imperialismo, que en la presente guerra, la más criminal de todas, han cubierto de sangre la Tierra, el III Congreso de los Soviets se asocia a la unanimi­dad de la política seguida por el Poder de los Soviets sobre la de­nuncia de los tratados secretos, la organización de una fraterniza­ción, la más amplía, con los obreros y campesinos de los ejércitos en lucha en el momento actual, y la obtención a cualquier precio, por medio de medidas revolucionarías, de la paz democrática de los trabajadores, sin anexiones ni indemnizaciones, sobre la base de la libertad de los pueblos para disponer de sí mismos.

5. Con este mismo objeto, el III Congreso de los Soviets insiste en el abandono total de la política bárbara de la civilización burguesa, que establece la prosperidad de los explotadores, en algu­nos países predestinados, sobre la servidumbre de centenares de mi­llones de trabajadores, en las poblaciones de Asia, de las colonias y, en general, de los pequeños países.

6. El III Congreso aprueba la política de los Soviets de los Comisarios del pueblo, proclamando la total independencia de Fin­landia, la retirada, comenzada ya, de las tropas rusas de Persia, y reconociendo a Armenia la libre disposición de sí misma.

Capítulo IV.

7. El III Congreso de los Soviets de los Diputados obreros, soldados y campesinos de toda Rusia estima que ahora, en el momento de la lucha decisiva del proletariado contra sus explotadores, no puede haber ningún lugar para éstos en un órgano cualquiera de los Soviets. El Poder debe pertenecer íntegra y exclusivamente a las masas trabajadoras y a su representación autorizada, a los Soviets de los Diputados obreros, campesinos y soldados.

8. Al mismo tiempo, esforzándose en crear una alianza efectivamente libre y voluntaria y, por lo tanto, más sólida y más estrecha, de las clases trabajadoras de todas las nacio­nes de Rusia, el III Congreso de los Soviets se limita a estable­cer los principios fundamentales de la Federación de las Repúblicas de los Soviets de Rusia, reservando a los obreros y campesinos de cada nación la facultad de tomar libremente en sus propios Con­gresos la decisión de fijar los principios y las bases fundamentales de su participación en el Gobierno federal y en las otras institucio­nes federativas de los Soviets.

TÍTULO SEGUNDO
BASES FUNDAMENTALES DE LA CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA SOCIALISTA FEDERATIVA SOVIÉTICA DE RUSIA (RSFSR)

Capítulo V.

9. Durante la actual fase de transición, el objeto principal de la Constitución de la RSFSR consiste en el establecimiento, mediante un fuerte poder soviético en toda Rusia, de la dictadura del proletariado de las ciudades y del campesinado más pobre, a fin de conseguir el aplastamiento completo de la burguesía, la abolición de la explotación del hombre por el hombre y la instauración del socialismo, bajo el cual no habrá ni división de clases ni poder del Estado.

10. La República rusa es una libre comunidad socialista de todos los trabajadores de Rusia. Todo el Poder en los límites de la RSFSR pertenece a la totalidad de la población obrera del país, organizada en los soviets.

11. Los soviets de las regiones que se distingan por sus costumbres particulares y por sus composiciones nacionales propias, puede unirse en uniones regionales autónomas, a la cabeza de las cuales, como de todas las uniones regionales que puedan formarse, se encuentran los Congresos regionales de los Soviets y sus órganos ejecutivos. Estas uniones regionales autónomas forman parte de la RSFSR sobre una base federal.

12. El Poder supremo en la RSFSR corresponde al Congreso de los Soviets de toda Rusia y, en los períodos entre los Congresos de los Soviets, al Comité Ejecutivo Central de los Soviets de toda Rusia.

13. Con el fin de garantizar a los trabajadores la verdadera libertad de conciencia, la Iglesia está separada del Estado y la escuela, de la Iglesia; y se reconoce a todos los ciudadanos la libertad de propaganda religiosa y antirreligiosa.

14. Con el fin de garantizar a los trabajadores la verdadera libertad de expresión de sus opiniones, la RSFSR suprime la dependencia de la Prensa respecto del capital; pasando a manos de la clase obrera y de los campesinos pobres todos los recursos técnicos y materiales necesarios para la publicación de periódicos, libros y otras publicaciones de imprenta, garantizando su libre difusión en el todo el país.

15. Con el fin de garantizar a los trabajadores la verdadera libertad de reunión, la RSFSR reconoce a los ciudadanos de la República soviética el derecho a organizar libremente reuniones, mítines, manifestaciones, etc., poniendo a disposición de la clase obrera y de los campesinos pobres todos los locales adecuados para la organización de reuniones populares, con mobiliario, alumbrado y calefacción.

16. Con el fin de garantizar a los trabajadores la verdadera libertad de asociación, la RSFSR, habiendo quebrantado el poder económico y político de las clases posesoras, y con ello habiendo apartado todos los obstáculos de la sociedad burguesa que hasta aquí impidieron a los obreros y a los campesinos pobres gozar los derechos de organizarse y de obrar libremente, concede a los obreros y campesinos asistencia, material y de todo género, para que se unan y se organicen.

17. Con el fin de garantizar a los trabajadores el acceso real a la cultura, la RSFSR se propone ofrecer a los campesinos pobres y a los obreros una instrucción completa, universal y gratuita.

18. La RSFSR declara el trabajo como obligación de todos los ciudadanos de la República y proclama esta consigna: “¡El que no trabaja, no come!”.

19. Con el fin de proteger por todos los medios las conquistas de la gran revolución obrera y campesina, la RSFSR declara obligatorio para todos los ciudadanos de la República la defensa la patria socialista e instituye el servicio militar universal. El derecho y el honor de defender a la Revolución con las armas en la mano está reservado a los trabajadores; los elementos no productivos de la población serán destinados a otras obligaciones militares.

20. En aras de la solidaridad de los trabajadores de todas las naciones, la RSFSR concede todos los derechos políticos de que gocen los ciudadanos rusos a los extranjeros residentes en el territorio de la República rusa que trabajen y que formen parte de la clase obrera, o del campesinado que no vive del trabajo ajeno, y reconoce a los soviets locales el derecho de otorgar a estos extranjeros los derechos de ciudadanía rusa sin mayores formalidades.

21. La RSFSR concede el derecho de asilo a todos los extranjeros perseguidos por motivos políticos o religiosos.

22. La RSFSR, reconociendo la igualdad de derechos de todos los ciudadanos ante la ley, sin distinción de nacionalidad ni de raza, declara incompatibles con las leyes fundamentales de la República los privilegios o prerrogativas, cualesquiera que sean, en función de la nacionalidad, así como cualquier opresión de las minorías nacionales o la limitación de su igualdad jurídica.

23. Inspirándose en los intereses de la clase obrera en su conjunto, la RSFSR priva a los individuos y grupos particulares de sus derechos si los usaran en detrimento de los intereses de la revolución socialista.

TÍTULO TERCERO
ESTRUCTURA DEL PODER SOVIÉTICO
A. Organización del poder central.

Capítulo VI. Del Congreso de los Soviets de diputados obreros, soldados, campesinos y cosacos de toda Rusia.

24. El Congreso de los Soviets de toda Rusia es el órgano del poder supremo de la RSFSR.

25. El Congreso de los Soviets de toda Rusia está compuesto por representantes de los Soviets de diputados de las ciudades, a razón de un diputado por cada 25.000 electores, y de representantes de los Congresos regionales, a razón de un diputado por cada 125.000 habitantes.

Nota 1ª: En el caso de que el Congreso provincial de los Soviets no preceda al Congreso de toda Rusia, los delegados para este último son designados directamente por los congresos de los distritos.
Nota 2ª: En el caso en que el Congreso regional de los Soviets preceda inmediatamente al Congreso de toda Rusia, los delegados para este último pueden ser enviados directamente por el Congreso Regional.

26. El Congreso de los Soviets de toda Rusia es convocado por Comité Ejecutivo Central de toda Rusia dos veces al año.

27. Un Congreso extraordinario de los Soviets de Rusia podrá ser convocado por propia iniciativa del Comité Ejecutivo Central o a petición de los Soviets locales que representen, al menos, un tercio de la población total de la República.

28. El Congreso de los Soviets de toda Rusia elige el Comité Ejecutivo Central de los Soviets de toda Rusia, que está compuesto por un máximo de 200 miembros.

29. El Comité Ejecutivo Central de los Soviets de toda Rusia responde ante el Congreso de los Soviets de toda Rusia.

30. En el intervalo entre dos Congresos de los Soviets, el órgano del Poder supremo de la República es el Comité Ejecutivo Central de toda Rusia.

Capítulo VII. Del Comité Ejecutivo Central de los Soviets de toda Rusia.

31. El Comité Ejecutivo Central de los Soviets de toda Rusia (CEC) es el órgano supremo de legislación, de administración y de control de la RSFSR.

32. El CEC fija la directrices generales de la actividad del Gobierno obrero y campesino y de todos los órganos del poder soviético en el país; centraliza y coordina la actividad legislativa y administrativa y vigila la aplicación de la Constitución, las decisiones de los Congresos de los Soviets de toda Rusia y de los órganos centrales del poder soviético.

33. El CEC examina y ratifica los proyectos de decretos y otras disposiciones del Consejo de los Comisarios del Pueblo o de los diferentes departamentos ministeriales; adopta igualmente decretos y órdenes de su propia autoría.

34. El CEC convoca el Congreso de los Soviets de toda Rusia y le rinde cuenta de su actividad e informa sobre la política general y otros asuntos.

35. El CEC designa el Consejo de los Comisarios del Pueblo para la administración general de la RSFSR y los Comisariados del Pueblo para la dirección de los diferentes departamentos de la administración.

36. Los miembros del CEC trabajan en los Comisariados del Pueblo o realizan misiones específicas a demanda de éstos.

Capítulo VIII. Del Consejo de los Comisarios del Pueblo.

37. El Consejo de los Comisarios del Pueblo se encarga de la administración general de la RSFSR.

38. El Consejo de Comisarios del Pueblo, a este fin, publica los decretos, ordenanzas e instrucciones y, en general, adopta todas las medidas necesarias para asegurar el curso regular y la eficacia de los asuntos públicos.

39. El Consejo de los Comisarios del Pueblo comunica de forma inmediata al CEC todas las decisiones y disposiciones que adopte.

40. El CEC tiene derecho a derogar o a suspender toda decisión o disposición del Consejo de los Comisarios del Pueblo.

41. Todas las decisiones y disposiciones del Consejo de los Comisarios del Pueblo que impliquen gran importancia política general deben ser sometidas a la aprobación del CEC.

Nota: Las medidas que requieran una aplicación urgente pueden ser ejecutadas inmediatamente por el Consejo de los Comisarios del Pueblo.

42. Los miembros del Consejo de los Comisarios del pueblo dirigen los correspondientes Comisariados del Pueblo.

43. Se instituyen 18 Comisariados del Pueblo: Asuntos Exteriores, Guerra, Marina, Interior, Justicia, Trabajo, Asuntos Sociales, Correos y Telégrafos, Nacionalidades, Comunicaciones, Agricultura, Comercio e Industria, Hacienda, Instrucción Pública, Abastecimientos, Inspección del Estado, Consejo Superior de Economía Nacional, Sanidad Pública.

44. Cerca de cada comisario del pueblo y bajo su presidencia se constituye un Colegio cuyos miembros se designan por acuerdo del Consejo de los Comisarios del Pueblo.

45. El comisario del pueblo tiene derecho a tomar, por propia iniciativa, decisiones sobre todos los asuntos que sean competencia de su Comisariado, informando de estas decisiones al Colegio. En el caso de que los colegiados estén en desacuerdo sobre cualquier decisión del comisario, el Colegio, sin suspender la ejecución de estas decisiones, puede apelar sobre las mismas ante el Consejo de los Comisarios del Pueblo o ante el Presidium del CEC. Este derecho de apelación corresponde igualmente a los diferentes miembros del Colegio de forma individual.

46. El Consejo de los Comisarios del Pueblo es plenamente responsable ante el Congreso de los Soviets de toda Rusia y ante el CEC.

47. El comisario del pueblo y los colegiados de los Comisariados del Pueblo son plenamente responsables ante el Consejo de Comisarios del Pueblo y ante el CEC.

48. El título de comisario del pueblo pertenece exclusivamente a los miembros del Consejo de los Comisarios del Pueblo responsables de los asuntos generales de la RSFSR y no puede ser usurpado por ningún otro representante del poder soviético, ni en sus órganos centrales ni territoriales.

Capítulo IX. Competencias del Congreso de los Soviets de toda Rusia y del Comité Ejecutivo Central de los Soviets de toda Rusia.

49. Son competencia del Congreso de los Soviets de toda Rusia y, en el intervalo de sus sesiones, del Comité Ejecutivo Central de los Soviets de toda Rusia, todos los asuntos de interés nacional; a saber:

a) aprobación de la Constitución de la RSFSR, así como su modificación y enmiendas;
b) dirección general de toda la política interior y exterior de la RSFSR;
c) fijación y modificación de las fronteras, así como la cesión de una parte de los territorios de la RSFSR, así como derechos que le pertenezcan;
d) determinación de límites territoriales y de las competencias de los Congresos regionales de los Soviets que forman parte de la RSFSR, así como la resolución de los conflictos que surjan entre ellos;
e) aceptación en el seno de la RSFSR de nuevos miembros de la República soviética y reconocimiento, por sus partes constituyentes, del derecho a separarse de la Federación de Rusia;
f) división administrativa general de los territorios de la RSFSR y aprobación de las uniones regionales;
g) regulación y modificación del sistema de pesas y medidas, así como de la moneda, en el territorio de la RSFSR;
h) relaciones con los Estados extranjeros, declaración de guerra y firma de la paz;
i) negociación de empréstitos, de acuerdos comerciales y de tratados financieros;
j) establecimiento de las bases y del plan general económico nacional y de sus diferentes apartados en los dominios de la RSFSR;
k) aprobación de los presupuestos generales de la RSFSR;
l) establecimiento de impuestos y contribucionesde la RSFSR;
m) Establecimiento de las bases de la organización de las fuerzas armadas de la RSFSR:
n) legislación de interés nacional, organización de los procedimientos judiciales, de la legislación civil, penal, etc.;
o) nombramiento y destitución de miembros del Consejo de los Comisarios del Pueblo, individualmente o en su conjunto, así como la aprobación del nombramiento del presidente del Consejo de los Comisarios del Pueblo;
p) publicación de las disposiciones generales relativas a la adquisición o a la pérdida del derecho de ciudadanía rusa, así como de los derechos de los extranjeros en el territorio de la República;
q) derecho de amnistía general y parcial.

50. Aparte los asuntos arriba expresados, el Congreso de los Soviets de toda Rusia y el Comité Ejecutivo Central de los Soviets de toda Rusia deciden sobre todas aquellas cuestiones que reconozcan de su competencia.

51. Es competencia exclusiva del Congreso de los Soviets de toda Rusia:

a) el establecimiento, enmiendas y revisión de las bases fundamentales de la Constitución;
b) la ratificación de los tratados de paz.

52. La resolución de los asuntos mencionados en los puntos c) y h) del artículo 49 son competencia del Comité Ejecutivo Central sólo en caso de imposibilidad de reunir el Congreso de los Soviets de toda Rusia.

B. Organización del poder en el ámbito local.

Capítulo X. De los congresos de los soviets.

53. Los Congresos de los Soviets están compuestos del modo siguiente:

a) Congreso regional [de oblast]. Se compone de representantes de los soviets urbanos y de los congresos de distrito a razón de un diputado por cada 25.000 habitantes y de representantes de las localidades a razón de un diputado por cada 5.000 electores, con un máximo de 500 diputados para toda la región; o bien de representantes de los congresos de provincia elegidos sobre las mismas bases si éstos se reúnen inmediatamente antes que el Congreso regional.

b) Congreso provincial [gubernia]. Se compone de representantes de los soviets urbanos y de los congresos de cantones a razón de un diputado por cada 10.000 habitantes y los urbanos, a razón de un diputado por cada 2.000 electores; el máximo de diputados por toda la provincia no ha de exceder de 300. En caso de que el Congreso de soviets de distrito fuese convocado inmediatamente antes del Soviet provincial, las elecciones para éste se verificarán según el mismo cálculo de proporción, no por los congresos de cantones, sino por el Congreso de distrito.

c) Congreso de distrito [uezd]. Se compone de representantes de los soviets de localidades, a razón de un diputado por cada 1.000 habitantes, con un máximo de 300 diputados para todo el distrito.

d) Congreso de cantón [volost]. Se compone de representantes de todos los soviets de localidades del cantón, a razón de un diputado por cada diez miembros de cada soviet.

Nota 1ª: En el Congreso de distrito están representados los soviets de las localidades que tengan una población menor a 10.000 habitantes. Los soviets de localidades que cuenten con menos de 1.000 habitantes se reúnen para elegir sus diputados al Congreso de distrito.

Nota 2ª: Los Soviets de localidades que tengan menos de diez miembros, envían al Congreso de cantón un representante.

54. Los Congresos de los soviets son convocados por los órganos ejecutivos locales del poder soviético, a su facultad o a petición de los soviets locales si agrupan al menos a un tercio de la población del territorio; en todo caso, deben ser convocados al menos de dos veces al año en cada región; una vez cada tres meses por provincia y por distrito, y una vez al mes en cada cantón.

55. El Congreso de los Soviets (de región, de provincia, de distrito y de cantón) elige su órgano ejecutivo (Comité Ejecutivo), cuyo numero de miembros no debe exceder de:

a) 25 por cada región y provincia.
b) 20 por cada distrito.
c) 10 por cada cantón.

El Comité Ejecutivo es plenamente responsable ante el Congreso de Soviets que le eligió.

56. En los límites de sus competencias, el Congreso de los Soviets (de región, de provincia, de distrito y de cantón) es el órgano del poder supremo en el territorio que representan; en los períodos comprendidos entre dos congresos, este poder corresponde al Comité Ejecutivo.

Capítulo XI. De los soviets de los diputados.

57. Los soviets de diputados se constituyen de la siguiente forma:

a) en las ciudades, a razón de un diputado por cada 1.000 habitantes. El número de diputados no puede exceder de 1.000 ni ser inferior a 50;
b) en las demás localidades (pueblos, pueblos cosacos, localidades de menos de 10.000 habitantes…) a razón de un diputado por cada 100 habitantes, con un mínimo de tres y un máximo de 30 en cada localidad. La duración del mandato de cada diputado es de tres meses.

Nota. En las localidades rurales o donde pueda ser realizable, los asuntos administrativos podrán ser resueltos directamente por la Asamblea general de electores.

58. Para los asuntos ordinarios, el Soviet de diputados elige un órgano ejecutivo (Comité Ejecutivo), compuesto por cinco miembros como máximo en los pueblos, y en las ciudades, a razón de un miembro por cada 50 diputados del soviet; en todo caso, el número total de miembros no excederá de 15 ni ser inferior a tres (excepto en Petrogrado y Moscú, donde el máximo podrá ser de 40 miembros). El Comité Ejecutivo es plenamente responsable ante el Soviet que lo ha elegido.

59. El Soviet de diputados es convocado por el Comité Ejecutivo, por su iniciativa o a petición de al menos la mitad de los miembros del Soviet que representa. Se reúne al menos una vez por semana en las ciudades y dos veces en las zonas rurales.

60. En los límites de sus competencias, el Soviet y, en los casos previstos en la Nota del art. 57, la Asamblea general de electores constituyen el poder supremo dentro de su territorio.

Capítulo XII. De las competencias de los órganos locales del poder de los soviets.

61. Los órganos de región, de provincia, de distrito y de cantón del poder soviético, así como los Soviets de diputados, tienen las siguientes competencias:

a) aplicación de todas las disposiciones emanadas de los órganos superiores correspondientes del poder soviético;
b) adopción de todas las medidas propias para el desarrollo cultural y económico en su territorio;
c) solución de todas las cuestiones que sean de interés puramente local (en el limite de su territorio);
d) coordinación de toda la actividad de los soviets en sus límites de su territorio.

62. Los congresos de los soviets y sus comités ejecutivos tienen derecho a controlar la actividad de los soviets locales (es decir, que los congresos y comités regionales tienen derecho de control sobre todos los Soviets de su región; los congresos y soviets de provincia tienen derecho de control sobre todos los soviets de su provincia, excepto los de las loscalidades que no entran en los Consejos de distritos, etc.). Además, los Congresos regionales y provinciales tienen derecho a derogar los acuerdos de los soviets de su territorio, notificándolo en casos de gravedad a las autoridades soviéticas centrales.

63. Para la ejecución de tareas que correspondan a órganos del poder de los soviets, junto a los soviets (urbanos y rurales) y comités ejecutivos (regionales, provinciales, de distrito y de cantón), se instituyen las secciones correspondientes, cada una bajo la dirección de un jefe de Sección.

TÍTULO CUARTO
DEL DERECHO A ELEGIR Y A SER ELEGIDO

Capítulo XIII.

64. El derecho de ser electores y elegibles a los soviets corresponde a los ciudadanos de los dos sexos de RSFSR que tengan la edad de 18 años en el jornada de elección, sin distinción de religión, de nacionalidad o de residencia:

a) los ciudadanos cuyos medios de existencia dependan del trabajo productivo o de un trabajo socialmente útil, así como los ocupados en cuidados domésticos y que proporcionen a los primeros la posibilidad de dedicarse a trabajos productivos, así como los trabajadores empleados de todas las categorías y todos los géneros ocupados en la industria, el comercio, la agricultura y derivados, los campesinos y los cosacos que cultivan tierras y no emplean mano de obra ajena para obtener beneficios de ella;
b) Los soldados del Ejército y de la Marina soviética;
c) los ciudadanos incluidos en las categorías precedentes del presente Artículo que han perdido de cualquier modo su capacidad profesional.

Nota 1ª. Los soviets locales pueden, con la aprobación del poder central, rebajar el límite de edad electoral señalado en este artículo.
Nota 2ª. Las personas que no poseyeran el derecho de ciudadanía sólo tiene derecho a elegir y ser elegidos si están incluidas entre los mencionados en el artículo 20.

65. Están privados del derecho a elegir y ser elegidos, incluso cuando pertenezcan a una de las categorías arriba mencionadas:

a) los que empleen asalariados con objeto de lucrarse de ellos;
b) los que obtengan sus recursos de una renta y no del trabajo, como intereses de capital, dividendos de empresas, recibos procedentes de bienes inmuebles, etc.;
c) los comerciantes privados, así como los intermediarios comerciales;
d) los monjes, sacerdotes eclesiásticos y todos aquellos que sirven a la Iglesia y los cultos religiosos;
e) los funcionarios y agentes de la vieja policía, de los cuerpos especiales de gendarmería y de los servicios de seguridad, así como los antiguos miembros de la Casa imperial rusa;
f) los alienados, dementes legalmente incapacitados, así como los que están bajo tutela;
g) los condenados a penas aflictivas e infamantes, por el tiempo determinado por la ley o por los Tribunales.

Capítulo XIV. El procedimiento electoral.

66. Las elecciones se efectuarán de conformidad con los procedimientos y en las fechas establecidas por los soviets locales.

67. Las elecciones se efectúan en presencia de la Comisión Electoral y de los representantes del soviet local.

68. En caso de que la presencia del representante del poder soviético sea técnicamente imposible, será reemplazado por el presidente de la Comisión Electoral o, en su defecto, por el presidente del Colegio Electoral.

69. El acta en la que se haga constar la realización y resultado de las elecciones será firmada por los miembros de la Comisión Electoral y el representante del Soviet.

70. El Reglamento Electoral, así como la participación en elecciones de los sindicatos y de otras organizaciones de los trabajadores, son establecidos por los soviets locales con arreglo a las instrucciones del Comité Ejecutivo Central de los Soviets de toda Rusia.

Capítulo XV. La verificación y anulación de las elecciones y la revocación de los diputados.

71. Toda la documentación relativa a las elecciones es remitida al Soviet correspondiente.

72. El Soviet, para proceder a la verificación de las elecciones, designa una Comisión de Revisión.

73. La Comisión de Revisión presenta al Soviet un informe sobre los resultados de la verificación electoral.

74. El Soviet decide sobre la validación de los candidatos en caso de reclamación.

75. En caso de invalidación de algún candidato, el Soviet ordena nuevas elecciones.

76. En caso de irregularidad general en unas elecciones, su anulación es examinada por el órgano del poder soviético superior en orden jerárquico.

77. El Comité Ejecutivo Central de los Soviets de toda Rusia es la última instancia en materia de anulación de elecciones.

78. Los electores tienen el derecho de revocar en todo momento diputados que hayan elegido y de proceder a nuevas elecciones de acuerdo con el Reglamento General.

TÍTULO QUINTO
El DERECHO PRESUPUESTARIO

Capítulo XVI.

79. La política financiera de la RSFSR, en el momento actual de dictadura de los trabajadores, contribuirá al objeto esencial de la expropiación de la burguesía y la preparación de condiciones de igualdad general de los ciudadanos de la República en materia de producción y reparto de bienes. Para estos fines se establece la tarea de asegurar al poder soviético el derecho a disponer de todos los medios necesarios para la satisfacción de las necesidades locales y generales de la República soviética por encima del derecho a la propiedad privada.

80. Los ingresos y gastos generales de la RSFSR figuran en el Presupuesto General del Estado.

81. El Congreso de los Soviets de toda Rusia o el Comité Ejecutivo Central de los Soviets determinarán las partidas que han de formar parte de los Presupuestos Generales y las que han de formar parte de los presupuestos de los soviets locales y establecerán, análogamente, los límites de los impuestos.

82. Los soviets establecen los impuestos y contribuciones que deben cubrir exclusivamente sus necesidades económicas locales. Las necesidades generales de los órganos del Estado se cubrirán con recursos provenientes del Tesoro Público.

83. Ningún gasto de los fondos del Tesoro Público puede ser hecho efectivo sin abrir a este fin un crédito, sin su inclusión en los presupuestos o sin orden concreta del poder central.

84. Para satisfacer las necesidades relativas al interés general, los créditos necesarios son transferidos del Tesoro Público a los soviets locales por medio de los Comisariados del Pueblo correspondientes.

85. Todos los créditos puestos a la disposición de los Soviets provenientes del Tesoro o los créditos aprobados por el presupuesto para las necesidades locales, son gastados de acuerdo con las partidas (en capítulos y artículos) del presupuesto y aplicados directamente a su destino preciso, no pudiendo ser aplicados a la satisfacción de otras necesidades sin decreto expreso del Comité Ejecutivo Central de los Soviets o del Consejo de los Comisarios del Pueblo.

86. Los soviets locales establecen presupuestos de ingresos y gastos para las necesidades locales. El presupuesto de los Soviets rurales y cantonales y de los Consejos de localidad que forman parte de Congresos de distrito, así como los presupuestos de los órganos de distrito del poder soviético, son aprobados, respectivamente, por el Congreso de provincia o por sus comités ejecutivos; el presupuesto de los órganos soviéticos de ciudades, de provincia y de región son aprobados por el Comité Ejecutivo Central de los Soviets y por el Consejo de los Comisarios del Pueblo.

87. En caso de gastos imprevistos en el presupuesto o en los que la suma prevista en los créditos es insuficiente, los soviets solicitarán créditos adicionales a los Comisariados del Pueblo correspondientes.

88. En los casos en que los recursos locales sean insuficientes para cubrir sus necesidades, pueden ser autorizados por el Comité Ejecutivo Central de los Soviets y por el Consejo de los Comisarios del Pueblo préstamos urgentes de fondos del Tesoro Público a los soviets locales.

TÍTULO SEXTO
EL ESCUDO DE ARMAS Y LA BANDERA DE LA REPÚBLICA SOCIALISTA FEDERATIVA SOVIÉTICA DE RUSIA

Capítulo XVII.

89. El emblema de la RSFSR se compone de un símbolo que representa una hoz y un martillo dorados y entrecruzados, con los mangos hacia abajo, sobre fondo rojo bañado por los rayos del sol, todo ello rodeado por una corona de espigas y por las inscripciones:

a) República Socialista Federativa Soviética de Rusia,
b) ¡Proletarios de todos los países, uníos!

90. La bandera comercial, marítima y militar de la RSFSR es de tela roja y en su ángulo superior izquierdo, cerca del asta, figura la inscripción en letras de oro: “RSFSR” o “República Socialista Federativa Soviética de Rusia”.

[Firmas]
Presidente del V Congreso de los Soviets de toda Rusia y del Comité Ejecutivo Central: Y. A. Sverdlov; miembros del Presidium del Comité Ejecutivo Central de toda Rusia: G. I. Teodorovitch, F. A. Rozín, A. K. Mitrofanov, K. G. Maxímov; secretario del Comité Ejecutivo Central de toda Rusia: V. A. Avanesov.


simbolos-rsfsr

Por la presente edición digital de la Constitución de la RSFSR de 1918: Comisión del Centenario de la Revolución Socialista de Octubre, 2016.

REFERENCIAS PRINCIPALES

  • Quintiliano Saldaña, La Revolución Rusa. La Constitución rusa de 10 de julio de 1918. Editorial Reus, Madrid, 1919, que incluye la edición íntegra en versión española de la Constitución de la RSFSR de 1918 en su Apéndice (pp. 95-116).
  • “Constitution de la République socialiste fédérative soviétique de Russie (10 juillet 1918)”. Digithèque de matériaux juridiques et politiques (versión francesa de la Constitución de la RSFSR basada en el texto oficial soviético).

Enlace relacionado: La Declaración de los Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado